Foto tomada por Iván Almazán

Sobrecargos para dummies

Hola, soy sobrecargo de aviación (mejor conocida por muchas personas como Aeromoza o Azafata) y me gustaría compartirles un poco de lo que consiste mi profesión que es el “sueño” de muchas personas aunque pocas lo ejercen por prejuicios que se forman o falta de información…

 

La aviación en México actualmente está pasando por un muy buen momento, dejando por fuera la situación de los pilotos y sobrecargos  de Mexicana de aviación, quienes llevan 3 años de lucha en busca de que esta aerolínea regrese al vuelo después del fraude millonario que sufrió (esto es otro tema muy controversial y extenso por lo que no daré detalles)… Nuevas aerolíneas están haciendo que México destaque en la aviación mundial y se “están levantando al vuelo” ya que brindan a las personas la oportunidad de poder trasladarse a diversos destinos nacionales o internacionales a un precio accesible, ya que por décadas fue considerado cómo un transporte dónde únicamente personas con una buena posición económica podían viajar.

Con el crecimiento de la aviación se abren nuevas fuentes de trabajo, la necesidad de personal capacitado es indispensable para cualquier trabajo y en el caso de la aviación se requiere de personas con profesiones específicas como pilotos, sobrecargos, oficiales de operaciones, entre otras que no encontramos en universidades convencionales. Se necesita entrar a escuelas específicas de aviación para poder tomar capacitarte y así tramitar ciertos documentos que únicamente la SCT (Secretaría de Comunicaciones y Transporte) y la DGAC (Dirección General de Aeronáutica Civil)  pueden emitir; teniendo todo en orden y pasando ciertos exámenes… ¡Felicidades!  ya eres candidato para ser parte de la aviación mundial.

 

Ser sobrecargo es una profesión que surgió en la década de los 30 cuando Steve Stimpson (director de tráfico de la Boeing Air Transport) consideró la posibilidad  de contratar a una enfermera de nombre Ellen Church, al darse cuenta de la necesidad de personas en la cabina de pasajeros que se encargaran de brindarles a estos mejores atenciones médicas y asistencia en caso de miedo a volar. Con el paso de tiempo las aerolíneas se preocuparon más por la atención de sus pasajeros ofreciéndoles alimentos, café y material de lectura para su comodidad; por lo que fue necesario de más personas capacitadas para atenderlos y así fue como esta profesión comenzó a proliferar.

 

Gracias a las labores que los sobrecargos ejercían en los aviones, en la década de los 70 se les acuñaron los apodos de “aeromozas” o “azafatas” (que en el argot americano quiere decir algo como “moza del aire”) y que hasta el momento aún prevalecen. Sin embargo, no es el término correcto e incluso varias colegas se molestan de ser llamadas así, puesto que nuestro trabajo es ser personal de emergencia y seguridad dentro de una aeronave; pero pocas veces es apreciado ya que por fortuna los accidentes aéreos no ocurren más que en 2.8 de los vuelos por cada 1,000,000 de aviones que despegan. Según lo indica la página de internet de air disaster, donde Boeing (el segundo mayor fabricante de aviones en el mundo, así como líder en consultoría aeronáutica) nos indica estos valores.

 

Como lo mencioné con anterioridad, estamos capacitadas para actuar en cualquier emergencia, debemos saber desde qué hacer en caso que a un pasajero se le baje la presión hasta saber cómo actuar en caso de secuestro o bomba a bordo. No es una profesión sencilla como te podrás dar cuenta y las aerolíneas buscan  personas preparadas y que cuenten con un perfil especifico, algunas contratan hombres, otras se limitan a puras mujeres de acuerdo a sus políticas; cabe mencionar que el mito a cerca de que se fijan en el físico en cuanto a que “tienes que ser atractivo(a)” es totalmente falso; sin embargo, hay ciertas restricciones como el peso y la estatura.

 

Una de las muchas ventajas de ser sobrecargo es que puedes viajar casi diario a muchos estados de la Republica y dependiendo de la aerolínea, puedes ir al extranjero… todo dependiendo de tu desenvolvimiento y tu habilidad con los idiomas, eso, tengo que admitirlo… ¡es la mejor parte de nuestra profesión!

En general, esta profesión tiene muchas ventajas, aunque de igual forma tiene desventajas como son repercusiones físicas por los cambios de presión (problemas cardíacos y auditivos a largo plazo, así como envejecimiento interno y pérdida prematura de antioxidantes), otra desventaja es que la mayoría del tiempo no estás en tu casa y mucho menos en fechas importantes; te olvidas de fiestas familiares, navidades y celebraciones de año nuevo… todo sea por atender los vuelos que te corresponden, ya que la aviación esta los 365 días del año en servicio.

En general ningún trabajo es perfecto, pero si haces lo que en verdad amas apuesto a que no te importará tener que hacer ciertos sacrificios porque lo valen… Así que si siempre has tenido el sueño de ser piloto, sobrecargo o alguna otra carrera que por el momento no estés ejerciendo por el miedo al qué dirán… te invito a que reflexiones un poco acerca de tu futuro, acerca de lo que quieres hacer el resto de tu vida y lo que no, para así al final sentirte feliz de haber luchado por tus sueños y no haberte quedado en el intento.

 

…Echarte a volar, como por ahí dicen.

Deja un comentario