beltrones-y-pena-nieto-mucha-risa

JODER A MÉXICO: POR INCAPACIDAD SOLAMENTE.

¡Desafortunado!, así ha sido este sexenio. Enrique Peña Nieto, a pesar de estar rodeado de aquellas formas vetustas del PRI, es siempre inoportuno. Posiblemente el Presidente no cuenta con asesores con la suficiente integridad moral e intelectual para confrontar todas aquellas decisiones que parecen emanar desde la mala fe.

Hace algunos días el señor Presidente, en un acto público, reitero, ¡público!, declaró que “ningún Presidente se despierta pensando en cómo joder a México”. Así, con esa literalidad llena de vileza, el Presidente hace visible que es consciente de cómo la población percibe su administración. Sabe que es la más desastrosa, que no cuenta con legitimidad, credibilidad ni respeto de los mexicanos.

Es doloroso ver como poco a poco se desploma este gobierno, aún falta un tiempo considerable y el final parece que será estrepitoso. Pero cabe la remota posibilidad que el Señor Presidente tenga razón. Me explico: por una parte señala que “ningún Presidente se despierta pensando…”. Seguramente dicha actividad, que consiste en formarse y relacionar ideas en la mente; examinar algo en la mente antes de tomar una decisión o darle una solución; concebir un plan, procedimiento o medio para algo; no es una actividad que Enrique Peña pueda realizar de forma correcta.

Basta recordar que, como lo había anunciado Carlos Fuentes, Peña Nieto, debido a su manifiesta y evidente ignorancia, simple y sencillamente es incapaz de pensar, por tanto, de dirigir una nación como México. Sus acciones demuestran la carencia de reflexión, así como una ausencia de autocrítica. Luego entonces, las “decisiones” de este gobierno son improvisadas, torpes y absurdas. Para ejemplos, la visita del candidato del partido republicano a la presidencia de los Estados Unidos.

La siguiente parte es la más contundente: “…en cómo joder”. ¡Así lo espetó el Señor Presidente! Dicho término, expresado así, en un espacio público, provoca que la investidura presidencial quede trivializada y le resta seriedad a cualquier argumento futuro. De nuevo, un claro ejemplo de cómo el Señor Presidente simplemente no piensa. Éste, contrario a lo que pudiéramos pensar, solamente reacciona de forma involuntaria y lo hace de la peor manera.

Por joder se entiende, acudiendo al diccionario, lo siguiente: practicar el coito; aguantarse o fastidiarse; estropearse o dañarse; poseer sexualmente a una mujer; molestar o fastidiar a alguien; destrozar, arruinar o echar a perder algo. Es claro que la administración de Peña Nieto ha estropeado la economía; ha fastidiado la libertad de expresión; ha destrozado a PEMEX; ha echado a perder rubros como trabajo, rendición de cuentas, salud, educación, medio ambiente, entre muchos otros.

Pero, la frase tiene algo de razón y ha sido mal entendida. El Señor Presidente, al ser incapaz de pensar, es decir, al tener una limitada capacidad para razonar, luego entonces, es incapaz de generar un plan que tenga como propósito aniquilarnos. Se trata de un mero caso de ineptitud. Su actividad no es dolosa, es originada por alguien con serias restricciones y deficiencias cognitivas, morales, éticas y políticas. ¿No me creen? Echen un vistazo a su tesis, ¡de eso se habla poco, pero cuenta mucho!

Deja un comentario